Historia

LA SIDRA EN ESPAÑA

La sidra es una bebida alcohólica de baja graduación (menos de 3º en el caso del francés Cidre Doux, una sidra dulce, hasta un máximo de 8º), la cual es producida a partir del zumo fermentado de la manzana. Se trata de una bebida muy extendida por todo el mundo, encontrándose en numerosos países europeos como Alemania, Francia, España (Asturias, Cantabria, Galicia, País Vasco y Navarra, así como varias comarcas de Castilla y León), Italia (Piamonte), Irlanda, Escocia e Inglaterra. Por su singularidad es importante diferenciar la sidra natural de la sidra espumosa. En general, mientras que en el norte de España se consume mayoritariamente la sidra natural, en el resto del mundo es la sidra espumosa la que goza de mayor fama (más similar al champán o a la cerveza).

La producción de sidra natural históricamente se extendía a lo largo toda la Cordillera Cantábrica. Sin embargo, desde el siglo XIX, dicha producción solamente se ha mantenido en el Principado de Asturias, en Guipúzcoa y en el noroeste de Navarra.

Debido al decrecimiento de la producción de manzana autóctona, se ha venido mezclando la manzana local con manzanas importadas desde el extranjero. En los últimos tiempos, en cambio, se han ido apoyando y reforzando los productos locales, lo cual ha permitido una paulatina recuperación de la producción de manzana autóctona. En Asturias, y a raíz de la creación el 12 de noviembre de 2002 de la Denominación de Origen Protegida (D.O.P.) “Sidra de Asturias” se utilizan exclusivamente variedades de manzana autóctona (Raxao, Xuanina, etc.) reconocidas por el Consejo Regulador. La  manzana usada en el País Vasco y Navarra es conocida como sagarra «motela».

La diferencia entre la sidra navarro-guipuzcoana (la vasca) y la asturiana consiste en que en la elaboración de la Guipuzcoana o Navarra se deja reposar varias horas la «patxa» (pasta de manzana prensada) y se vuelve a prensar hasta 5 veces.
En cuanto a su degustación, la sidra asturiana debe ser escanciada (tirada desde lo alto para que «rompa» al caer en el vaso) y consumida en el acto y no debe servirse cada vez más de lo que se pueda beber en un trago.

El sabor de la sidra natural varía en función de la calidad de la manzana del año anterior, la cantidad de sol que haya recibido, etc. En general se puede decir que la sidra natural tiende a ser una bebida fresca, con bastante aguja y ácida. La sidra asturiana, en cualquier caso, es ligeramente más dulce que la vasca, siendo la sidra vasca algo más ácida que la asturiana.


la botella, haciendo caer el chorro de la contra el lateral del vaso de manera que al impactar con el mismo se oxigene (a está acción se la denomina «echar» o «tirar»; el término escanciar es un castellanismo reciente). Además no se bebe todo el contenido («culete» o «culín») sino que se deja un poco, para eliminar los posos que quedan en el fondo del vaso, ya que a la sidra natural no se la filtra ni clarifica ni se le quitan los posos como al resto de las bebidas alcohólicas. En Asturias la sidra se consume por botellas en las sidrerías, mientras que en las celebraciones que tienen lugar en el llagar o «espichas» la sidra es consumida escanciando directamente de la «pipa».

Historia del Llagar

A principios de siglo -concretamente en 1918- levanta el lagar D. Francisco Villanueva Suárez, hasta el año 1944, en el que, tras la muerte del fundador, se sitúa al frente de la bodega su mujer, Dña. Aurora del Valle Díaz. En 1963, lo hereda su hijo D. Victor Ramos González, padre de los actuales gerentes. A día de hoy, sus responsables han realizado numerosas actividades de modernización en las instalaciones del lagar, destacando las realizadas en los sistemas de producción, y en todo lo que conlleva una mejora de la calidad de la producción sidrera.

Los gerentes actuales son D. Victor y D. Roberto Ramos del Valle. En los inicios de la empresa se contaba con un lagar simple utilizando la tecnología disponible entonces.

Barriles donde hace casi un siglo se almacenaba la sidra

Arriba se contempla el instrumental utilizado en aquella época para el rellenado de las botellas de la forma mas rápida posible. La encorchadora usada era manual y había que colocar manualmente las botellas de una en una sobre ella, y el lagar donde son prensadas las manzanas para la obtención de su zumo era de madera como se aprecia.

A día de hoy, las instalaciones han mejorado enormemente. Puedes echar un vistazo a nuestra sección Instalaciones y podrás ver la tecnología empleada en la actualidad.

Gracias a su experiencia, Sidra Fran participa en diferentes concursos y ha sido premiada  a la mejor Sidra de Asturias en el Festival de la Sidra de Nava.

RESERVA UN TOUR GUIADO POR EL LAGAR Y CONOCE A FONDO TODO EL PROCESO DE ELABORACIÓN LLAMANDO AL: 985 26 00 74